viernes, 22 de mayo de 2009

Los Mursi

viernes, 22 de mayo de 2009



En la región del Omo central, ocupan las tierras bajas de Jinka. Lingüísticamente, están íntimamente relacionados con los Surma de Sudán, aproximadamente, a 100 kilómetros al norte de la frontera con Etiopía y Kenya.




Parece que provienen del oeste, es decir, del este de la actual Sudán, donde en otro tiempo habrían formado parte del pueblo Durma. Su existencia, basada en el desarrollo de sus rebaños de vacas y sus escasos cultivos de subsistencia, han estado marcados por la constante vigilancia de su territorio contra los ataques de otros pueblos ganaderos, especialmente los Bodi y los Nyangatom. Estos enfrentamientos por la ocupación de tierras se ha vuelto más dramática desde la introducción de las armas automáticas en la región.




El ganado vacuno es la principal posesión material para los Mursi. Sin embargo no cuentan con grandes rebaños, calculándose que cuentan con una cabeza de ganado por habitante. El ganado, es además, la primera fuente de subsistencia para sectores de la población (principalmente los niños y los jóvenes) en ciertos momentos del año. Estos grupos, en momentos de escasez de cereales, basan su alimentación en una mezcla hecha con sangre y leche de vaca. En años de mala cosecha, utilizan el ganado para intercambiarlo por cereales con otros pueblos vecinos de la región montañosa.
La agricultura es la segunda fuente económica para su subsistencia. Aunque en un buen año climatológico pueden obtener hasta dos cosechas de cereal (sorgo y maiz), la regular periodicidad de sequías cíclicas, convierte las tierras, durante largos periodos, en terrenos áridos de escasa productividad agrícola. Además, estas sequías provocan la erupción periódica de epidemias (sobre todo de mosca tse-tse) que afectan al ganado. Suelen complementar su dieta con la recolección de miel.




Su organización social está basada por la pertenencia de cada persona a un clan de carácter patrilineal. Nunca han constituido una estructura estatal centralizada, siendo la máxima autoridad de la comunidad el Consejo formado por los hombres casados y teniendo entre éstos una categoría de mayor respeto, los Jalaba, los hombres de más edad.
Los hombres pasan interminables horas hablando en reuniones en las que cada participante tiene derecho a intervenir durante el tiempo que necesite sin que ningún otro pueda interrumpir sus explicaciones; así, uno tras otro pedirán la palabra y hablara con el silencio y respeto de los demás, siendo los últimos en intervenir, los Jalaba, a quienes por la edad se les supone más conocimientos y experiencia.
Anualmente, los jóvenes solteros Mursi suelen participar en violentos torneos, en los que, al igual que en la Lucha Surma, provistos de largas varas, donga, ponen a prueba su fuerza, su valor, su destreza, que tendrán como recompensa la admiración de las jóvenes casaderas y el prestigio para la comunidad de la región del país Mursi de donde provenga el vencedor.
Si alguna característica del pueblo Mursi ha hecho que sean conocidos muy lejos de su país, no es la constante incertidumbre sobre su futuro ni los muertos que los enfrentamientos con los pueblos vecinos provocan a menudo, sino sus hábitos en el vestido y en la ornamentación corporal. Al igual que otras pequeñas nacionalidades de la región, las mujeres Mursi se insertan en su labio inferior platillos de madera o cerámica que deforman su aspecto natural, mientras que los hombres destacan por su costumbre de tartuarse con dibujos geométricos de color blanco sus cuerpos, habitualmente desnudos.*

*Fuente:Wikipedia
* Fotos: Jaume Sancho

3 comentarios:

emma dijo...

Por desgracia el turismo ha hecho que los mursi estén acostumbrados a ver extranjeros, piden dinero por hacerse la consiguiente foto(cosa que por otra parte entiendo)y hasta las mujeres venden a los turistas los platos que llevan en sus labios.
Un saludo

reyes dijo...

precisamente ayer hablaba de esto con una compañera,refiriendome a el reality perdidos en la Tribu.No se hasta que punto les puede hacer bien el que otras personas de fuera les muestre y enseñe cosas que posiblemente ellos nunca tengan.es cierto que el turismo a veces daña con su presencia algunos lugares que deberian de estar prohibidos visitar.Estoy contigo en eso.
Gracias por pasarte por aqui.
Besos
reyes

Anónimo dijo...

pues yo solo digo qe esto es un poco doloroso

Publicar un comentario

Puedes dejar tu comentario acerca de lo que lees o ves.

 
Hijos de Africa. Design by Pocket